Apelaciones capitales

Después de que un acusado es condenado por asesinato capital y condenado a muerte en el juicio, empieza el proceso de apelación. Una condena capital es revisada normalmente en (apelada a) la corte estatal y federal. La oficina del fiscal de distrito que procesó el caso durante el juicio representa los intereses del Estado y de la víctima en la corte estatal. En la corte federal, la Procuraduría General representa los intereses del Estado y de la víctima.

A continuación se encuentra una corta explicación de los pasos a seguir en el proceso de apelación. La explicación asume que la convicción y la condena de muerte se afirman en cada etapa del proceso. Si, en cualquier etapa, se revoca la convicción o la condena, posiblemente sea necesario un juicio o sentencia nueva. De cualquier manera, todos los casos son diferentes, y muchos de ellos quizás necesiten más apelaciones que otros. Las circunstancias bajo las que las cortes estatales o federales considerarán los reclamos presentados en la segunda o demás peticiones de habeas (apelaciones) son extremadamente limitadas.

Juicio

El procesamiento por homicidio en primer grado empieza cuando el gran jurado emite una acusación formal en contra del acusado. El juicio, el cual se lleva a cabo en una corte de distrito de Texas, procede en dos etapas. Durante la primer etapa del juicio, llamada la etapa de culpabilidad o inocencia, el jurado tiene que decidir si el procesamiento ha probado más allá de una duda razonable que el acusado es culpable de asesinato capital. Si el jurado declara culpable al acusado, el juicio procede a la etapa de castigo, en la cual el jurado resuelve temas especiales sobre el castigo. Las resoluciones del jurado a los temas especiales determinan si el acusado es condenado a la pena capital o a cadena perpetua.

Apelación Directa – Corte de Apelaciones Criminales de Texas

El acusado condenado a la pena capital tiene derecho a una apelación automática ante la Corte de Apelaciones Criminales de Texas, la corte de mayor jurisdicción penal en Texas. Cuando el caso llega aquí, al acusado se le llama “apelante” y al Estado “apelado”. El archivo del juicio, incluyendo todos los documentos presentados ante la corte, las pruebas presentadas durante el juicio, y el historial escrito de los testimonios, es recopilado y presentado ante la Corte de Apelaciones Criminales. El abogado del acusado presenta un escrito en el que se argumenta que ocurrió un error durante el juicio y que la condena o el fallo contra el acusado se deben revocar. La oficina del fiscal de distrito que procesó el caso durante el juicio presenta el escrito del Estado contestando las afirmaciones (base del error) en el escrito del acusado. En la mayoría de los casos se presenta un argumento oral ante la Corte de Apelaciones Criminales.

La Corte de Apelaciones Criminales revisa los escritos, considera los argumentos escritos y orales presentados por cada parte y emite una opinión que aborda las afirmaciones del acusado. Basándose en su resolución de las afirmaciones, la corte reafirma o anula la condena, el fallo o ambos. Si la corte reafirma la condena y el fallo, el acusado puede pedirle una revisión de avocación a la Corte Suprema de Estados Unidos. La revisión de avocación es un mecanismo discrecional que utiliza la Corte Suprema para escoger qué casos desea escuchar.

Apelación Directa – Corte Suprema de Estados Unidos

El acusado, que ahora se llama “peticionante”, presenta una petición de auto de avocación ante la Corte Suprema de Estados Unidos en Washington, D.C., pidiéndole a la corte que revise el caso y argumentando que los derechos constitucionales federales del acusado fueron violados por la corte de distrito estatal o la Corte de Apelaciones Criminales. A este nivel, el Estado sigue siendo representado por el Fiscal de Distrito. El Estado, que se le llama “el respondedor”, presenta un “escrito de oposición” en respuesta a la petición. El Estado argumenta varias razones por las que la Corte Suprema debe negar la revisión del caso del acusado. En la mayoría de los casos, la Corte Suprema se rehúsa a escuchar los casos y niega, con una orden escrita breve, la petición de avocación del acusado. En ese momento, la apelación directa del acusado está completa.

Procedimiento estatal de Hábeas Corpus

El acusado condenado a la pena capital también tiene derecho de solicitar la revisión estatal de hábeas, una apelación adicional diferente de la apelación directa en la que el acusado puede presentar afirmaciones basadas en hechos ocurridos fuera del expediente del juicio (por ejemplo, ayuda ineficaz del abogado durante el juicio). La revisión estatal de hábeas empieza cuando el acusado, a quien ahora se le llama “solicitante”, presenta una petición de hábeas corpus ante la corte de distrito estatal donde fue condenado.

Se nombra a un abogado para que ayude al acusado condenado a pena capital con la revisión estatal de hábeas inmediatamente después de que se dicta el fallo en un juicio, o cuándo es conveniente, pero por ninguna razón puede tardar más de 30 días. (Según la enmienda que entró en vigor el 1 de septiembre de 1999). La Corte de Apelaciones Criminales usualmente revisa al mismo tiempo la apelación directa y la solicitud de hábeas estatal de un preso condenado a pena capital. En la solicitud del acusado, el acusado o “solicitante”, una vez más presenta afirmaciones en las que argumenta, generalmente en bases alternativas o adicionales a las que presentó en la apelación directa, que la condena o fallo son ilegales o se obtuvieron en violación de sus derechos constitucionales. El Estado, o “apelado”, responde a las afirmaciones, refutando específicamente las afirmaciones del acusado y argumentando que no ocurrió un error ni en la etapa de culpabilidad o inocencia del juicio ni en la de castigo.

En ocasiones, para resolver las afirmaciones del acusado es necesario llevar a cabo una audiencia ante la corte que dictó condena. La corte de distrito estatal revisa los reclamos, realiza determinaciones de hecho y conclusiones de la ley sobre dichos reclamos, y recomienda a la Corte de Apelaciones Criminales de Texas que otorgue o deniegue el amparo al acusado. Aunque solo la Corte de Apelaciones Criminales puede tomar la decisión final que confirme o anule la condena o el fallo en contra del acusado, esa decisión normalmente se basa en las determinaciones de hecho y las conclusiones de la ley de la corte de distrito estatal. Al igual que con la apelación directa, el acusado puede solicitar que la Corte Suprema de Estados Unidos revise la denegación de amparo de la Corte de Apelaciones Criminales. Sin embargo, dicha revisión raramente se concede.

Después de que la Corte de Apelaciones Criminales niega el amparo, la corte de distrito estatal puede establecer la fecha de ejecución del acusado. Es raro que ocurra esto ya que el acusado tiene derecho a apelar ante la Corte Federal. Si esta es la primera fecha de ejecución del acusado, la corte de distrito estatal no la puede establecer antes de 91 días a partir de la fecha de la orden. Si el acusado ha tenido una fecha de ejecución establecida anteriormente, la corte de distrito estatal puede establecer una fecha no antes de 31 días a partir de la fecha de la orden.

Procedimiento Federal de Hábeas Corpus

La revisión de hábeas ocurre después de la revisión estatal de hábeas. El abogado que representó al acusado en el juicio estatal de hábeas tiene quince días después de que la Corte de Apelaciones Criminales deniega el amparo estatal de hábeas para solicitar que una Corte de Distrito Federal de Estados Unidos asigne a un abogado para representar al acusado indigente. La corte de distrito federal nombrará a un abogado y permitirá cierto número de días, los cuales varían según la corte y las circunstancias del caso, para que el acusado presente una petición de hábeas corpus. Aquí, al acusado se le llama, “demandante”, y al Estado, representado por la Procuraduría General, se le llama el “demandado”.

En la petición presentada ante la Corte Federal de Distrito de Estados Unidos, el demandante argumenta que la condena o el fallo se deben anular porque la condena se obtuvo en violación de los derechos constitucionales federales del acusado. En su respuesta, el Estado responde a cada una de las afirmaciones del acusado, argumentando que se debe negar el amparo y se deben reafirmar la convicción y la condena. Normalmente, el Estado insta bases alternativas para negar el amparo, entre ellas:

  1. varias bases de procedimiento, por ejemplo que una alegación está cerrada porque el acusado no la objetó durante el juicio o porque la alegación depende de una norma que no se aplica a la revisión federal de hábeas y
  2. que no se violaron los derechos constitucionales del acusado.

Se presentan ante la Corte Federal de Distrito los expedientes de todos los procedimientos anteriores ante cortes estatales, entre ellas el juicio, la apelación directa y la acción de hábeas estatal. En ocasiones la corte lleva a cabo una audiencia para resolver algunas o todas las alegaciones del acusado. Luego esta revisa la petición, la respuesta, el expediente del juicio de la corte estatal y de la audiencia federal, si existen, y decide si otorgarle o denegarle amparo al acusado en sus alegaciones. La corte habla sobre cada una de las alegaciones en un dictamen escrito. Si la corte deniega el amparo, el acusado puede apelar la decisión de la corte de distrito a la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito de Estados Unidos

Corte de Apelaciones del Quinto Circuito de Estados Unidos

El acusado, a quien ahora se le llama el “apelante”, presenta un escrito legal explicando por qué, según él, la negación de amparo de la corte federal de distrito es errónea. El Estado, llamado el “apelado” y representado por la Procuraduría General, presenta un escrito argumentando que la corte federal de distrito denegó el amparo correctamente. En los casos de pena capital, la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito a menudo requiere un argumento oral. Después, el Quinto Circuito considera los escritos, los argumentos y el expediente de la corte federal de distrito y emite una opinión escrita, ya sea reafirmando o anulando la decisión de la corte federal de distrito. Si el Quinto Circuito afirma la decisión de la corte federal de distrito, el acusado puede pedirle a la Corte Suprema que revise el caso.

La Corte Suprema de Estados Unidos

El acusado, llamado el “peticionante”, presenta una petición de avocación ante la Corte Suprema de Estados Unidos en Washington, D,C. pidiéndole a la Corte que revise el caso y argumentando que la decisión de la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito fue incorrecta. El Estado, ahora el “respondente”, presenta un escrito de oposición, argumentando que la decisión del Quinto Circuito fue correcta y declarando que no existe una razón para que la Corte Suprema revise el caso del peticionante. Por lo general, la Corte Suprema niega la petición de avocación con una breve orden escrita.

Clemencia ejecutiva

La clemencia ejecutiva es el poder que tiene el gobernador para otorgar indulto total o condicional, aplazamiento de ejecución y conmutación de condena y de remitir multas y confiscaciones que hayan resultado de condenas criminales. Estos pueden ser otorgados por el gobernador solo conforme a la recomendación de la Mesa de Indultos y Libertad Condicional.

Ejecución

A menudo se establece más de una fecha de ejecución en un caso. Una vez que se cumple una etapa en el proceso de apelaciones, se puede establecer una fecha de ejecución para provocar que el preso presente la siguiente apelación a tiempo. Entonces la corte con jurisdicción sobre la siguiente apelación puede aplazar la fecha de ejecución. La ejecución se lleva a cabo una vez que se agotan las apelaciones y el preso ha ejercido todos sus derechos de apelación sin obtener amparo y le ha sido denegada cualquier clemencia solicitada.

El familiar sobreviviente de la víctima tiene derecho de estar presente durante la ejecución. Las aprobaciones y arreglos se deben hacer a través de la División del Departamento de Texas de Justicia Penal de Servicios a la Víctimas llamando al 1-800-848-4284 o al 512-406-5424. Un representante del Departamento está disponible para acompañar a los familiares a la ejecución si eligen estar presentes. Para más información, por favor llame a la División del Departamento de Justicia Penal para Servicios a las Víctimas al 1-800-848-4284 o al 512-406-5424 o al Coordinador de Asistencia a las Víctimas de la Procuraduría General al 1-800-983-9933, etc. 3-6294 o al 512-463-6294

Después de la ejecución

Una vez que termina la ejecución, las familias y amigos tienen reacciones complejas. A pesar de los sentimientos de alivio, las personas también se pueden sentir muy vacías y deprimidas. Mientras que algunos quizás sientan que se ha hecho justicia, otros quizás se sientan tristes. En algunos casos la ejecución puede dar paso a nuevas emociones.

No hay una forma correcta o incorrecta de sentirse. Cualquiera que sea la reacción a la ejecución, es una reacción personal. La División de Servicios a las Víctimas del Departamento de Correcciones de Texas está disponible a través del proceso. La Procuraduría General también le puede brindar referidos a un grupo de apoyo o a un consejero en su área.

REV 3/06

Revised: May 07 2010
CVS UpdateFormulario para Solicitar Compensación a las Víctimas del Crimen CVS UpdatePaquete de Orden de Protección

Información de Contacto:
Crime Victims' Compensation
P.O. Box 12198
Austin, Texas 78711-2198
1-800-983-9933 (state-wide) 1-512-936-1200 (in Austin)
1-512-936-1800 (FAX)
crimevictims@texasattorneygeneral.gov